Besalú, 6 y 7 oct. 2018

logo liberisliber.com
contacto / boletín
ca es en

DIáLOGOS

Mercè Ibarz, Joan-Carles Mèlich y Clàudia Pagès > Nulla cultura sine politica. ¿Cuál es hoy el compromiso del pensamiento?

imatge de  Mercè Ibarz, Joan-Carles Mèlich y Clàudia Pagès > Nulla cultura sine politica. ¿Cuál es hoy el compromiso del pensamiento?

Coordina: Xavier Bassas

Cuando hablamos de un buen filósofo o filósofa, de una buena o de un buen periodista, de un buen o buena artista, ¿qué queremos decir? ¿Son "buenos" porque escriben bien lo que piensan, porque presentan el telediario del mediodía y porque exponen en los grandes museos? O cuando decimos: "Tal escritor/a es muy profesional", ¿qué queremos decir con "profesionalidad"? ¿Queremos decir que es eficiente, cumplidor y que domina los aspectos técnicos de tal o cuál ámbito? Aquel pensador tan conocido decía: "Un buen arquitecto nunca construirá un palacio para un tirano"... Siguiendo esta última afirmación, ¿qué es entonces lo que no tendría que hacer un “buen” escritor, filósofo, periodista o artista? ¿Con qué tiranos (no) tenemos que construir hoy en día? O dicho de otro modo más contemporáneo y siguiendo una genealogía moderna: ¿existe todavía la figura comprometida de “el intelectual”, ya sea escritor, filósofo, periodista, artista o músico, figura que anudaba teoría y práctica de compromiso político? ¿No nos hemos quedado hoy en día sin ningún puente que nos permita pasar de nuestros vastísimos conocimientos teóricos (filosóficos, periodísticos, artísticos, pero también históricos, políticos, etc.) a una práctica política emancipadora? ¿Nos aboca esto a un trabajo individual, solitario, más cercano a la ética del tú y del yo que a la política del nosotros?

(Da igual para lo que nos interesa aquí: nulla cultura sine politica, nulla cultura sine ethica. O no?)

Por un lado, ya no tenemos la estabilidad de grandes ideologías que apoyen con un sistema global aquello que escribimos, pensamos o hacemos; ya no confiamos en los tradicionales partidos “de izquierdas” ni en los sindicatos de toda la vida; las manifestaciones son hoy previamente autorizadas y encabezadas por políticos. Y de los movimientos sociales y las asambleas en las plazas, ya nos hemos topado con los límites de la organización horizontal y de su potencia revolucionaria. La cultura, por otro lado, está dominada institucionalmente por un popurri de conferencias estrellas, exposiciones sin trascendencia y libros firmados con una sonrisa en Sant Jordi o en la Semana del Libro, además de una feroz competitividad de programación y contra-programación, de auto-marketing y modas... Y quien no se apunte al carro del mainstream (¿ahora qué toca? ¿Feminismo inconsciente? ¿Decolonialismo inofensivo? ¿Arte político de vitrina?), al carro de la hipervisibilidad en red y de la competitividad cultural, malvivirá el resto de sus días no sólo precarizado (lo estamos prácticamente todos), sino también aislado y muy limitado en sus intercambios y diálogos. Ergo... estamos fastidiados, ¿no? ¿Qué estrategias nos quedan, pues, para seguir anudando intrínsecamente el pensamiento con el compromiso y la cultura con una política de la emancipación? Dicho de otra manera, ¿existe hoy una teoría y una práctica de la emancipación cultural?

Mediante un formato dinámico, tachando la performance, con turnos de 3 minutos, compartiremos prácticas y reflexiones con Joan-Carles Mèlich, Tania Adam y Clàudia Pagès.

  • rellotge...
  • si fa sol... Escenario
  • si no fa sol... Cúria Reial

Participan

imagen de Xavier Bassas
Xavier Bassas
imagen de Mercè Ibarz
Mercè Ibarz
imagen de Joan-Carles Mèlich
Joan-Carles Mèlich
imagen de Clàudia Pagès
Clàudia Pagès

Vídeos y podcasts